Eduardo Sanz: Los precios de las hortalizas se disparan en Europa

3888481

Actualmente, la oferta de hortalizas es muy escasa y los precios están por las nubes. Debido al frío en los países del sur y a la oferta mínima en Bélgica y Países Bajos, diversos lineales de los supermercados europeos se encuentran vacíos. Hoy, hemos recibido información de última hora de España y otros países de Europa sobre esta situación anómala.

Murcia, el proveedor más importante

Murcia sufrió hace poco las lluvias más fuertes de los últimos treinta años, y es el proveedor más importante de hortalizas de inverno para Europa. Ahora que España e Italia tienen una oferta limitada, las miradas se vuelven hacia Marruecos. Sin embargo, tampoco este país dispone de oferta suficiente para satisfacer la demanda. Reino Unido está importando lechuga incluso de Estados Unidos. Philippe Binard, de Freshfel, ha declarado a la BBC que el sector hortícola se está viendo hostigado por problemas sin precedentes. “La producción de calabacín, la berenjena, los tomates, el brócoli y los pimientos se ha reducido en torno a un 25%, mientras que las subidas de precio varían entre el 25 y el 40%”. La situación es especialmente difícil para los calabacines e incluso se habla de la crisis del calabacín, #courgettecrisis en las redes sociales.

Hortalizas españolas: calabacines a 24 euros

Un importador belga de hortalizas españolas explica: “Los volúmenes de calabacín son muy limitados y no se debe solo al frío, sino también al virus de Nueva Delhi. Ya estábamos recibiendo poco y ahora, menos incluso. El lunes, se alcanzó un récord de 24 euros por caja, y así sigue. Por kilo, son casi 5 euros. Las berenjenas se venden a entre 22 y 24 euros por caja. Los pepinos, por 8 o 9 euros, y los precios de los pimientos también son desorbitados. El rojo cuesta 14 euros, el verde cuesta 9,50 y el amarillo, 16”. El importador no prevé que los precios sigan subiendo. “No lo creo, porque las ventas ya se han reducido considerablemente”, apunta. “Al final, los consumidores perderán el interés”.

Stephan van Marrewijk, de la empresa española Vicasol, en Almería, dice que los precios han crecido muchísimo en muy poco tiempo. “He oído a alguien decir que casi parece que haya hambruna. Además, por la mañana tenemos temperaturas invernales y, en algunos lugares, las temperaturas se acercan a los cero grados. Eso obstaculiza el crecimiento y la maduración de las hortalizas en los invernaderos. Otros países productores también están sufriendo el mal tiempo, por lo que hay muy poco producto en Europa. Pienso que esta situación durará un poco más, aunque se venderá mucho menos en las tiendas si estos precios repercuten a los consumidores”.

Walter Goesten: “Las cadenas de distribución no responden”

Walter Goesten, propietario de Harrie Goesten, indica que Murcia ya está cubierta por una gruesa capa de nieve. Añade que está decepcionado con las cadenas de distribución. “No responden a la situación del mercado, es decir, a la oferta y a la demanda del producto. España tiene muy poco producto disponible y los clientes no se muestran muy comprensivos. Mis clientes lo comprenden, pero parece que los supermercados, no. En algunos supermercados los precios no están subiendo en absoluto, mantienen bajos los precios. Los calabacines se están vendiendo a unos 20 euros por cada 14 piezas en las subastas españolas. Los supermercados holandeses los venden después a entre 1,09 y,19 euros. ¡Es inconcebible! Sin duda, la situación en España durará unas semanas más. La verdad es que hay muy pocas hortalizas, no sabemos de dónde sacarlas. Nos llaman de Canadá, por ejemplo. Me ofrecieron lechuga iceberg por 48 euros, por una caja de 18 unidades. Ese es el tipo de cosas que están pasando”. Goesten aporta otro ejemplo extremo de lo bajos que son los precios al por menor: “En estos momentos, los precios de mercado de la lechuga iceberg son de entre 17,50 y 20 euros por cada diez lechugas, y se venden en las tiendas por 99 céntimos”.

Países Bajos: hortalizas caras

ZON fruit & vegetables observa un aumento de los precios en las subastas y se está prestando más atención a los productos. “Nosotros no tenemos agricultores propios en España y en las subastas hay pocas cantidades porque los mercados mayoristas españoles también quieren comprar productos en invierno. Sí que subastamos algunos productos españoles y los precios son considerables. La oferta de España y Marruecos es decepcionante, por el mal tiempo que ha hecho en esas zonas de cultivo. Los calabacines están caros, y también otras hortalizas de invernadero. Los pimientos se venden por 2 o 3 euros y los pepinos también están alcanzando buenos precios. Se podría decir que cunde el pánico en el mercado”.

Bélgica: canónigos a 18 euros

Según un comerciante belga, la mayoría de las hortalizas siguen caras. “Los canónigos han pasado de 20 euros a 18, pero sigue siendo un precio altísimo. La espinaca también se ha encarecido y, actualmente, cuesta 5,80 euros el kilo. Los tomates y los tomates en rama se venden por 2,40 euros el kilo, y la lechuga mantecosa, a 70 céntimos por unidad. La lechuga Lollo Bionda y Lollo Rossa cuestan 1,50 y 1,35 por unidad, respectivamente. Los pepinos están disponibles a través de REO Veiling en pequeños volúmenes; 350 gramos de pepino cuestan 66 céntimos, y 300 gramos, 28 céntimos”.

España: el calabacín, el producto más afectado

Willem van Rooij, de la importadora Hispalco, indica que todas las hortalizas están sufriendo por el frío y el tiempo gélido. “Sin embargo, el calabacín es la más afectada. También las berenjenas y los pepinos tienen problemas. Muchos productores tienen que desechar plantas pequeñas que estaban produciendo pepinos y calabacines pequeños por el frío. Las plantas no pueden madurar adecuadamente. Los pimientos, por ejemplo, soportan un poco mejor el frío, pero muchos están variegados, es decir, mitad rojos y verdes o mitad rojos y amarillos. Los productores están haciendo todo lo que se les ocurre para salvar su producción. En la foto de abajo, un productor utiliza periódicos para proteger a las plantas del rocío que se forma por la condensación bajo plástico”. Explica que todos los productores locales envían las hortalizas a las subastas. “Al menos, así cobran en diez días y recibirán un precio de mercado correcto a cambio de su producto. No se arriesgan trabajando a comisión para la exportación”.

Reino Unido: la situación podría durar meses

Jordi Vorderman, gerente de ventas de Valstar en Reino Unido, explica a The Guardian que los precios del calabacín se han cuadruplicado desde el verano. “El problema más importante son las noches frías en España e Italia. Eso ha influido mucho en la producción de calabacín. Y no solo el precio de esas hortalizas es alto, sino que los pimientos, las berenjenas y los tomates también se venden a precios elevados”. Colin Putt, gerente de ventas de Total Produce, advierte de que la escasez de hortalizas podría durar meses. “Podría pasar un tiempo hasta que los campos españoles se hayan recuperado del frío. Yo nunca había visto algo así, esta situación afecta a varias hortalizas. La mayoría de los productos españoles que recibimos son caros”.

Reino Unido importa lechuga de Estados Unidos

El director de Nationwide Produce, Tim O’Malley, asegura a la BBC que la situación es tan mala que han tenido que importar lechuga de Estados Unidos. Eso no ocurre casi nunca. Italia, que se autoabastece e incluso exporta en esta época del año, ahora tiene que importar hortalizas. Se trata de una situación prácticamente sin precedentes. Según O’Malley, la situación es complicada en Reino Unido: “Importamos en torno a la mitad de nuestras hortalizas y el 90 por ciento de nuestra fruta”.

Los británicos hacen bromas con la crisis del calabacín

Por otro lado, la crisis del calabacín se está convirtiendo en la broma más reciente de internet entre los consumidores británicos. El blanco de las bromas son los comidistas y las personas que se habían propuesto “comer sano” como resolución de año nuevo. Al fin y al cabo, los espaguetis de calabacín son una alternativa baja en hidratos a la pasta, y las espinacas se usan con bastante frecuencia en “smoothies”. “La dieta, echada a perder por la escasez de hortalizas”, titula el tabloide The Mirror. Tesco ya ha admitido que está sufriendo escasez, pero asegura que lo solucionará lo antes posible. Sainsbury’s también tuitea que esperan volver a tener hortalizas en los lineales pronto.

De: freshplaza.es. Fecha de publicación: 18/01/2017

by Eduardo Sanz