ACNUR apoya servicios de salud en área remota del Darién panameño

Con una dotación de mobiliario, equipos médicos y medicamentos, la Agencia de la ONU para los Refugiados fortalece la reciente reapertura del puesto de salud de Canglón, que estuvo cerrado por varios años.

Renee Cuijpers, Representante Regional Adjunta de ACNUR para la Oficina Multipaís en Panamá, entregó los insumos médicos donados por ACNUR a los responsables del centro de salud de Canglón, en el Darien panameño.  © ACNUR

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá – ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, donó equipos médicos y otros insumos al centro de salud de Canglón, una comunidad remota en la provincia del Darién, que busca fortalecer la prestación de servicios en una zona donde el hospital más cercano está a cuatro horas de camino.

La donación incluye medicamentos de atención básica por tres meses, oxímetros, 100 termómetros digitales, camillas, una silla de rueda, aires acondicionados, un equipo de cómputo, 2.000 mascarillas y jabones.

“Gracias a este apoyo de ACNUR, podemos brindar un servicio más digno e integral a la población que tanto lo necesita”, dijo Victor Ramos, director del centro médico Meteti Darien. El centro reabrió sus puertas en octubre del 2020 luego de haber estado cerrado durante años. Ahora, forma parte de la respuesta a la COVID-19 en la zona y presta servicios médicos a personas desplazándose en movimientos mixtos.

A pesar de las innumerables necesidades que enfrentan las comunidades locales en el Darién, esta provincia tiene una larga trayectoria de acogida a refugiados y migrantes que atraviesan peligrosos trayectos en busca de un lugar seguro.

Se estima que unas 20.000 personas cruzan el Darién cada año, muchas de las cuales se desplazan con afectaciones de salud como picaduras, deshidratación y fiebre, en condición de embarazo o riesgos de aborto. Además, en el 2020, estas personas enfrentan riesgos relacionados a la pandemia por COVID-19. El puesto de salud de Canglón es uno de los pocos centros que brindan atención médica primaria en la zona y recibe unas 20 personas al día, incluyendo a personas de las comunidades locales, refugiados y migrantes.

“Ahora más que nunca es de suma importancia brindar apoyo a estos centros de salud. De lo contrario, la población estaría desprotegida en medio de la pandemia”, dijo Renee Cuijpers, Representante Regional Adjunta de ACNUR para la Oficina Multipaís en Panamá. “En estos contextos, saludamos el ejemplo de inclusión que se da en el Darién, para brindar atención médica a las personas, sin importar su estatus migratorio”.

Panamá acoge a 16.000 personas solicitantes de asilo y refugiadas, en su mayoría de países como Colombia, Nicaragua, Venezuela y El Salvador. Varias de ellas se han establecido en la Provincia del Darién, en donde han creado lazos con las comunidades locales.

Estas donaciones, entregadas junto a la Cruz Roja Panameña, fueron posibles gracias a las contribuciones de donantes globales a través del Coronavirus Emergency Appeal para aportar a los esfuerzos de prevención y respuesta en Panamá. Fue posible, además, gracias al apoyo de la Unión Europea, a través del instrumento en pro de la Estabilidad y la Paz (IcSP por sus siglas en inglés), en el marco de una iniciativa para promover la integración y coexistencia pacíficaentre personas refugiadas, migrantes y comunidades de acogida vulnerables en América Latina y el Caribe.

NOTICIA

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz