AECC: TIPOS DE CÁNCER QUE SE PUEDEN PREVENIR CON PRUEBAS DE DETECCIÓN PRECOZ

AECC: TIPOS DE CÁNCER QUE SE PUEDEN PREVENIR CON PRUEBAS DE DETECCIÓN TEMPRANA

Compartir esta noticia desde Eduardo Sanz nos anima a seguir. Sabemos que la lucha contra esta enfermedad será muy dura y larga, pero estamos convencidos que antes o después se vencerá. La detección temprana es el primer paso para evitar el desarrollo de esta enfermedad. Os trasladamos la noticia publicada por AECC donde nos recuerdan algunas pautas de seguridad y detección precoz de la enfermedad

«Según la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC por sus siglas en inglés), en 2030 el cáncer será la primera causa de muerte en todo el mundo y el número de casos aumentará a 21,6 millones. Así, en España, uno de cada dos hombres, y una de cada tres mujeres, serán diagnosticados de cáncer a lo largo de su vida.

Sin embargo, prevenir nuevos casos de cáncer y aumentar la esperanza de vida, es posible gracias a estrategias de promoción de la salud (prevención primaria) y detección precoz (prevención secundaria).

LA IMPORTANCIA DE LA DETECCIÓN PRIMARIA Y SECUNDARIA

De hecho, se estima que entre el 30 y el 50% de los casos de cáncer pueden ser evitados siguiendo estos métodos de prevención. Esto incluye tanto la adquisición de hábitos de vida más saludables, como la correcta implantación y participación en los programas de cribado destinados a la población en riesgo.

LOS COSTES ECONÓMICOS DEL CÁNCER EN ESPAÑA

Por otro lado, según el estudio ‘El impacto económico y social del cáncer en España’, elaborado por Oliver Wyman para la Asociación Española Contra el Cáncer, la detección precoz y la prevención de hábitos de vida saludables podría reducir los costes totales del cáncer en alrededor de 9.000 millones de euros.

¿QUE SON LOS PROGRAMAS DE CRIBADO?

Como decíamos, la detección precoz, a través de los programas de cribado, es uno de los pilares fundamentales para el control del cáncer. Los programas de cribado en cáncer consisten en la realización de pruebas diagnósticas a personas, en principio sanas, pero que se encuentran en un grupo de riesgo, para detectar lesiones precancerosas, y así intentar mejorar su pronóstico.

Han demostrado beneficios, tanto en la disminución del número de casos, como de la mortalidad, principalmente, en cáncer de mama, colon y cérvix, para los que existen cribados poblacionales. Es decir, organizados por el sistema de salud -a diferencia de los cribados oportunistas, a petición del interesado-. En el caso de cáncer de pulmón, se está empezando a obtener evidencia en la misma línea.»

FUENTE: para más información pinche aquí.

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *