Agencias de ayuda solicitan fondos para brindar apoyo urgente a más de 2 millones de personas refugiadas de Sudán del Sur

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y sus socios solicitan 1.200 millones de dólares (USD) para brindar asistencia humanitaria vital, en 2021, a más de 2,2 millones de personas refugiadas de Sudán del Sur que viven en cinco países vecinos.

Sudán del Sur era la nación más joven en el mundo hace casi una década; sin embargo, hoy en día, millones de sus habitantes han tenido que desplazarse dentro o fuera de sus fronteras. La crisis afecta primordialmente a la niñez: más del 65% de la población refugiada tiene menos de dieciocho años, lo que incluye a 66.000 niñas y niños a quienes se ha separado de sus madres, padres y/o cuidadores principales.

Si bien se han logrado avances con la aplicación del acuerdo de paz más reciente, las necesidades humanitarias y de protección no han dado tregua en la crisis de refugiados más grande del continente africano.

La mayor parte de las personas refugiadas de Sudán del Sur han recibido acogida en zonas en vías de desarrollo y aisladas. La situación es aún más complicada debido a la pandemia de COVID-19 y los retos que derivan del cambio climático, con inclusión de graves inundaciones, sequías y plagas de langostas del desierto.

Se requiere financiación urgente para brindar asistencia vital, con inclusión de alojamiento, acceso a agua potable, acceso a educación y acceso a atención médica. La escasez de alimentos se ha agudizado debido a la insuficiencia de fondos, y la reducción de raciones ha afectado a cientos de miles de personas refugiadas.

En consideración de que la situación socioeconómica tanto de las personas refugiadas como de las comunidades de acogida se ha visto afectada a raíz de la pandemia, la respuesta de este año se enfoca, primordialmente, en la resiliencia y en los medios de vida.

Aunado a lo anterior, los socios humanitarios han ampliado la prevención y la respuesta a la violencia de género, y han dado prioridad a personas con necesidades específicas, lo que incluye el fortalecimiento de programas de protección de la infancia, así como la ampliación del apoyo psicosocial y de salud mental.

En congruencia con el Pacto Mundial sobre los Refugiados, la República Democrática del Congo (RDC), Etiopía, Kenia, Sudán y Uganda continúan dando acogida a las personas refugiadas de Sudán del Sur y han emprendido acciones para incluirlas en los sistemas nacionales, incluyendo el educativo y sanitario. Solicitamos que la comunidad internacional renueve el apoyo para respaldar el esfuerzo de estos países.

Si bien alrededor de 350.000 personas refugiadas han tomado la decisión de regresar a Sudán del Sur desde 2017, y si bien se está haciendo lo posible para que el proceso de paz siga avanzando y se pueda brindar apoyo a estos retornos, las condiciones aún no permiten retornos a gran escala, y se requiere financiación para brindar asistencia tanto a las personas refugiadas como a las comunidades de acogida.

El Plan Regional de Respuesta para Sudán del Sur para el año 2021 complementa el Plan de Respuesta Humanitaria para Sudán del Sur para el mismo año, cuyo lanzamiento también tendrá lugar el día de hoy. El Plan de Respuesta Humanitaria solicita 1.700 millones de dólares (USD) para brindar protección y asistencia vital a 6,6 millones de personas (con inclusión de 350.000 personas refugiadas) en el país, muchas de las cuales enfrentan inseguridad alimentaria debido al conflicto, emergencias derivadas del cambio climático y el impacto económico de la COVID-19.

Fuente

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz