Alternativa sana a las patatas chips

Cambia las patatas fritas empaquetadas, cargadas de sal y de grasas, por unas realmente hechas en casa.

Precalienta tu horno a unos 190º y mientras tanto, comienza a cortar los tubérculos en rodajas lo más delgadas posible. Échales una finísima capa de aceite de oliva (si es con un pincel de cocina, mejor), juega con las especias y hierbas quieras echar y colócalas sobre papel de horno.

Hornear durante unos 10 minutos hasta que alcancen el color dorado que a ti te gusta (¡no les quites el ojo de encima! porque al ser las rodajas tan delgadas, el proceso va ultra-rápido).

Al sacarlas del horno, las puedes espolvorear con pimentón dulce, picante o ahumado (por ejemplo, Pimentón de la Vera), romero o pimienta.

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz