Artículo: El cultivo de la Patata (4ª Parte)

Y seguimos con el artículo con más información sobre el cultivo, las variedades… de la patata…

7. RECOLECCIÓN.

La recolección es una de las operaciones más delicadas en el cultivo de la patata junto al almacenamiento. Se debe efectuar cuando las matas se secan (toman un color amarillento y se vuelven quebradizas). Si se trata de patata temprana, la recolección se realiza estando las plantas aún verdes.
La recolección puede efectuarse de forma manual (con la ayuda de una azada) o mecanizada. En la recolección y transporte de las patatas se debe procurar no golpearlas ni dejarlas al sol.
La recolección mecanizada es el método más empleado, cuyos rendimientos varían según el destino de la producción. Siendo el rendimiento aproximado de una arrancadora de 3 Tm por hora.
En variedades de primor con recolección mecanizada el rendimiento varía entre 20-30 Tm/ha y en variedades tardías está en torno a 40-45 Tm/ha.

8. MANIPULACIÓN Y ACONDICIONAMIENTO.

8.1. Almacenamiento.

El almacenaje debe adaptarse al rendimiento de la recolección y estar regulado de forma que el suministro de los tubérculos sea suficiente y constante.
Los tubérculos primero son dirigidos a la tolva de recepción, estando equipada con un fondo móvil y un dispositivo de desterronado a la salida.
Seguidamente los tubérculos se dirigen a una plataforma de observación para la selección manual de los defectos de limpieza.
También se realiza la separación de los calibres y el tratamiento contra las enfermedades de conservación (si la patata es de siembra).
Las patatas de siembra son almacenadas a granel en montones mediante una cinta elevadora.
La ventilación de los tubérculos durante el almacenaje debe ser homogénea y para conseguirlo no deben formarse conos de tierra en el montón debido a la posición estática del elevador.

8.2. Lavado y cepillado.

El mercado es cada vez más exigente en cuanto a la presentación de las patatas, por ello es aconsejable el lavado o el cepillado.
La finalidad de ambas operaciones es la eliminación de tierra que se acumula sobre los tubérculos.
En las patatas de primor es aconsejable un lavado, ya que garantiza un aspecto limpio y atractivo.
Los tubérculos no deben presentar daños, ya que el lavado puede contribuir a la aparición de podredumbres bacterianas, sobre todo si estos presentan heridas.
Antes de realizar el transporte de los tubérculos de primor (son comercializados a los días siguientes de su recolección) será necesario realizar un secado.

9. CONSERVACIÓN.

La conservación de las patatas es una etapa muy importante en todo el proceso, ya que limita las pérdidas de peso, impide la brotación y desarrollo de enfermedades y mantiene la calidad de los tubérculos.
Para una buena conservación las patatas se deben ubicar en locales isotérmicos provistos de ventilación para controlar la temperatura, humedad y contenido en dióxido de carbono.
En la siguiente tabla se muestran las temperaturas de conservación según el destino de la cosecha y la duración del almacenamiento:

El porcentaje óptimo de humedad para una buena conservación varía entre 85-90%.
Si el periodo de conservación es muy prolongado se emplean productos antigerminativos como IPC, naftalén-acetato de metilo, tetracloro-nitrobenceno, además se pueden aplicar hidracida maleica, aunque su aplicación se realiza sobre la planta.

10. FISIOPATÍAS.

-Enverdecimiento.

Se producen como consecuencia de la exposición directa de los tubérculos a la luz.
Los tubérculos adquieren un color verdoso y acumulan una sustancia llamada solanina, produciendo un elevado riesgo para la salud si éstos tubérculos llegan a consumirse.

-Asolanado.

Si los tubérculos están expuestos a la luz directa y además las temperaturas son muy elevadas, los tubérculos adquieren un color verde-bronceado, dando lugar a la muerte de las células que están situadas bajo las zonas decoloradas.

-Filosidad.

Se trata de una anomalía que da lugar a brotes largos y delgados, producidos por diferentes causas como puede ser: el excesivo calentamiento del tubérculo durante la respiración, el tipo de variedad, un déficit en manganeso, etc.
Para evitar esta anomalía se debe pregerminar las patatas eliminando los tubérculos que presentan filosidad.

-Tubérculos en racimo.

Es una anomalía que induce la aparición de unos tubérculos detrás de otros.
Ocurre sobre todo en variedades tardías que son sembradas con retraso, produciendo una interrupción en la tuberización y el desarrollo excesivo de la parte aérea.

-Tubérculos deformes.

Esta anomalía produce tubérculos de diferentes tamaños por distintas causas como pueden ser: el almacenamiento en lugares demasiados oscuros, el aporte irregular de agua, el exceso de temperatura durante la tuberización, suelos compactados, etc.

-Tubérculos ahuecados y con grietas.

Estas dos anomalías se producen conjuntamente debido a distintas causas entre las que destaca el aporte excesivo de nitrógeno durante el último periodo en el ciclo del cultivo.

-Lenticelosis.

El exceso de humedad provoca la aparición de unas “verruguitas” sobre la epidermis del tubérculo.

 

by Eduardo Sanz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *