Noticias: Freidoras de Aire ¿Valen la Pena?

freidora-aire2_thumb

Freidoras que usa el aire y apenas aceite (y en caso de productos congelados ni eso). Se anuncian como saludables y muy prácticas. Tan solo introducir los alimentos escoger el tiempo temperatura y listo. !Voilà ya tienes patatas fritas ‘sin aceite’. La realidad es bien distinta. La OCU analiza una de estas freidoras y advierte que son caras y sus resultados dejan mucho que desear.

La posibilidad de tomarte unas ‘patatas fritas’ más ligeras, sin aceite o unas croquetitas hace que muchas personas se hayan interesado en las llamadas freidoras de aire. Estas freidoras son caras (alrededor de 200 euros) y en el fondo no dejan de ser como ‘una especie de horno’ que usa aire. Pero además pueden tener más riesgo que una freidora convencional, por ejemplo el que una sustancias cancerígenas llamadas acrilamidas se acumule más que en las freidoras convencionales.

¿Cómo funcionan las freidoras de aire?

Funcionan usando aire caliente que circula deprisa alrededor de los alimentos. Lo que los va cocinando. Si las patatas fritas son congeladas que ya están previamente prefritas no necesitas ni una gota de aceite para cocinarlas. Si son patatas naturales se necesita una cucharadita. La diferencia es que las patatas o cualquier otro alimento apenas lleva aceite, así que es mucho más ligero.

¿Vale la pena una freidora de aire?

En el centro de pruebas de la Organización de consumidores y usuarios la OCU, probaron dos de estas freidoras sin aire, una de la marca Tefal y otra de la marca Philips, la AirFryer. Su conclusión es que NO vale la pena una de estas freidoras. Compararon una freidora de aire y otra convencional con aceite, para ver si valía la pena o no. Veamos sus conclusiones:

  • Los fritos tienen mal sabor y mal aspecto en las freidoras de aire
  • Frieron patatas tanto congeladas como frescas en una de aire /y en una freidora de aceite.

En la de aire los fritos tenían mal aspecto y mal sabor. Las mejores patatas fritas fueron las cocinadas en la freidora convencional no en la de aire. En la freidora de aire los alimentos no se cocinaban de forma homogénea, había zonas más ‘hechas’ que otras. Las patatas no estaban crujientes y sabían bastante a patata cruda. La causa más probable es que la temperatura a la que cocina la freidora sin aire no sea homogénea.

Consumen más electricidad que una freidora eléctrica convencional. Por ejemplo la Philips AirFryer consme unos 390Wh para freir medio kilo de patatas. Esto es un 25% mas de energía eléctrica de la que usa una freidora clásica.

Tardan mas tiempo en cocinar. Por ejemplo si haces patatas en una freidora convencional puedes tardar unos 11 minutos, en una de aire van de 17-21 minutos.

Riesgo de sustancias peligrosas para la salud:

  • Las acrilamidas son sustancias que se forman durante el proceso de la fritura u horneado de alimentos que tienen muchos hidratos de carbono como las patatas fritas, o las galletas. La OMS ha advertido que hay riesgo de la formación de una sustancia potencialmente cancerígena detectada en la fritura de algunos alimentos, por ejemplo las patatas cuando se fríen a altas temperaturas.
  • Temperaturas elevadas superiores a 100 grados. Cuanto más tiempo estén expuestos los alimentos a altas temperaturas más riesgo de que se produzca esta sustancia.
  • Se recomienda para disminuir la formación de acrilamidas. Reducir los tiempos de cocción. No dejar que los alimentos se tuesten mucho. Los alimentos en trozos grandes y gruesos tienen menos acrilamida. En las freidoras no usar las temperaturas máximas.
  • Evitar recalentar en el microondas alimentos que previamente hemos frito.

En las freidoras de aire al tardar más tiempo en cocinar el alimento y no tener una temperatura homogénea el riesgo de que se formen acrilamidas es mayor que en una freidora convencional.

Son más caras

Bastante mas que una freidora convencional. Una freidora eléctrica clásica la puedes encontrar desde 20 € hasta los 89 € las que tienen más capacidad y potencia. En cambio una freidora de aire está entre los 159-269 €. La diferencia es clara, no es que valga el doble es que pueden llegar a costar hasta cinco veces más. Por ejemplo hay variedad de modelos de freidoras que cuestan entre 40-50 €, comparado con unos 269 € sale a más de cinco veces más. ¿Pagar cinco veces más por un electrodoméstico que en realidad no cumple lo que promete vale la pena?

Conclusión

No vale la pena una de estas freidoras viendo lo que nos ofrece/ y cuesta, incluso es más recomendable si quieres reducir el contenido de aceite usar el horno convencional (hay alimentos congelados que ya vienen con la opción de hacerlos al horno). Ahorrarás en aceite y no tendrás que gastarte un potosí para comer frituras más ligeras.

De: bloghogar.com, CONSEJOS Y GUIAS 20 ABR 2018 ESCRITO POR ELENA.

por Eduardo Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *