Artículo: ¿Cuántas veces por semana pueden comer patatas fritas los niños?

A los niños les encanta comer cosas como pizzas, hamburguesas y, sobre todo, patatas fritas, te damos algunas indicaciones para no renunciar a ellas pero tampoco a la salud.

Cuidar a nuestros hijos a través de la alimentación es una tarea que todos los padres deberíamos tener muy en cuenta, ya que van a ser los nutrientes y alimentos que pongamos en el plato de los niños los que los van a convertir el día de mañana en un adulto sano y fuerte. En muchas ocasiones, los padres nos dejamos llevar por la comida favorita de los niños en un momento de apuro cuando no sabemos qué hacer de comer. Entre los alimentos favoritos de los niños se suelen encontrar las pizzas, la hamburguesas, las patatas fritas, las golosinas o el chocolate. Pero aquí es donde entra en juego nuestros conocimientos y nuestra responsabilidad para limitar el consumo de este tipo de alimentos al mínimo, ya que si no reducimos la ingesta de grasas poliinsaturadas a la semana, nuestro hijo podría convertirse en un niño con obesidad y su sistema inmunológico podría verse afectado.

Llevar una alimentación sana y equilibrada, con todo tipo de comida, hará que nuestros hijos sean fuertes y felices. Cuando el niño cumple 1 año de edad, por norma general, ya puede comenzar a incorporarse a la alimentación que lleva la familia, por lo que es el momento de inculcarle buenos hábitos alimentarios. Es justo ahí cuando debemos enseñarle la importancia de comer verduras, frutas y darle a conocer las consecuencias de comer ciertos alimentos que no son tan buenos para la salud, como por ejemplo las patatas fritas.

¿CUÁNTAS VECES POR SEMANA PUEDEN COMER PATATAS FRITAS LOS NIÑOS?

Las patatas es uno de los alimentos que peor fama tiene entre las hortalizas y verduras, si bien es cierto que se trata de una hortaliza baja en grasa y alta en hidratos de carbono compuesto, los cuales son necesarios en nuestra vida diaria para la obtención de energía, todo depende de cómo la cocinemos. Mientras que una patata cocida o al horno puede aportarnos múltiples beneficios tales como un alto contenido en fibra, reducción del estrés y una fuente de energía perfecta para afrontar nuestra vida diaria con energía, debemos cuidar mucho la forma de cocinarlas.

Las patatas fritas contienen un elevado nivel de grasas, debido a la cantidad de aceite necesaria para cocinarlas, por lo que pueden provocar en los niños un aumento en la posibilidad de padecer obesidad y enfermedades cardiovasculares. Para ello, lo mejor es reducir su ingesta a una ración semanal. Debido a su sabor, las patatas fritas se han convertido en el acompañamiento favorito de los platos en la comida de los niños, si por ellos fuera pasarían los días comiendo patatas fritas, pero ahí entra en juego nuestro papel como padres, para enseñarles cómo hay que alimentarse para ser un adulto sano.

Una ración semanal, es la cantidad perfecta para que nuestro hijo disfrute de su comida favorita y a la misma vez no afecte a su salud de forma negativa. El fin de semana puede convertirse en el momento perfecto para disfrutar en familia de un buen plato de patatas fritas con una hamburguesa, ya que esto puede reconfortar incluso la relación familiar. Una vez a la semana es recomendable comer alimentos no tan saludables para que nuestra mente goce de un momento de placer culinario, un capricho siempre es bueno, mientras sea de forma controlada.

¿CÓMO COCINAR LAS PATATAS FRITAS PARA QUE SEAN MÁS SALUDABLES?

Realizar una versión saludable de las patatas fritas, puede permitirnos disfrutar de consumirlas más a menudo, sin que nuestra salud se resienta. Cocinar las patatas al horno es una alternativa que debemos de tener en cuenta a la hora de realizar nuestra receta. Para ello solo tienes que cortar las patatas con el mismo grosor y forma que las comerciales patatas fritas, cocerlas durante 30 minutos a fuego lento y posteriormente introducirlas en el horno, previamente precalentado, durante otros 30 minutos rociándolas con un chorrito de aceite. El resultado serán unas patatas crujientes, llenas de sabor y mucho más saludables que las típicas patatas fritas de toda la vida.

De: bekiapadres.com, por Inmaculada Jiménez Peral 14 Enero 2017.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz