Día de la tapa

Muchas teorías atribuyen el origen de la tapa a Alfonso X El Sabio que por prescripción médica tenía que tomar una o dos copas de vino diarias y que para evitar los efectos de alcohol lo acompaña de alguna comida.

Otros, sin embargo, se lo asignan al rey Alfonso XIII que paró en un restaurante andaluz a tomar una copa de vino. En ese momento una ventisca comenzó y el camarero tapo la copa del monarca con una loncha de jamón para evitar que polvo e insectos se introdujesen en su bebida. La idea debió gustar a su excelencia porque pidió otra copa de vino, pero esta vez con «tapa».

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz