Eduardo Sanz: España podría prohibir cultivar patata donde hay presencia de polilla guatemalteca

La polilla guatemalteca parece continuar su avance hacia el occidente a pesar de las medidas de control que se han establecido desde su aparición, a finales de 2005 en los concejos asturianos de San Tirso de Abres, Vegadeo y Castropol, consecuencia de su evolución a través de los municipios vecinos de la comunidad gallega. Los técnicos de la Consejería de Desarrollo Rural han encontrado recientemente tubérculos con larvas de este lepidóptero en Taramundi, Valdés y Cudillero, lo que constata su avance hacia el centro de la región.

Las primeras señales de alarma se dieron en 1999 en las Islas Canarias donde se detectó por primera vez la presencia de la ‘Tecia solanivora’ en Europa. Allí se la consiguió aislar hasta que hace poco más de un año hizo su aparición en tierras gallegas. Causa graves daños en los cultivos de patata, daños que no se pueden comprobar hasta que esta es cosechada. Sólo se alimenta de este tubérculo, y además es de vuelo muy corto, por lo que su eliminación suele pasar por la prohibición de cultivo de la patata en las zonas afectadas.

Ante la posibilidad de que la Unión Europea prohíba la exportación de patatas provenientes de España, este jueves se reunieron en Sevilla responsables de sanidad vegetal de todo el país. Se pretende evitar que se prohíba la comercialización fuera de España, lo que perjudicaría notablemente a comunidades como Castilla y León, o Andalucía, grandes productoras de patata. Por este motivo, el Ministerio de Agricultura está ultimando el borrador de un Real Decreto que verá la luz en un par de meses y que, posiblemente incluya medidas contundentes, entre ellas la prohibición de cultivo en las zonas afectadas hasta la erradicación del problema.

Jesús Casas, director general de desarrollo rural y agroalimentación del Gobierno del Principado de Asturias cree que “este no es el caso de Asturias. No somos grandes productores de patata, pero existen multitud de explotaciones, de carácter familiar que ni siquiera están registradas como tales y a las que no podemos llegar. Por eso hacemos un llamamiento a la responsabilidad. Estamos hablando con productores y ayuntamientos y evaluando las circunstancias en cada caso. Hasta ahora hemos retirado 4.000 Kg de patata contaminada”.

Se trata de un problema serio, pero con una solución asequible. La polilla guatemalteca sólo se alimenta de la patata, por lo que, como dice Casas: “Para erradicarla bastaría con dejar de cultivar durante un corto periodo de tiempo”.
Fuente: cadenaser.com. Fecha de publicación: 30/01/2017

by Eduardo Sanz