Eduardo Sanz: La sequía y la ausencia de decisiones en el Gobierno hacen peligrar los cultivos

La paralización de las medidas que deben ser adoptadas por el Gobierno, que sigue en funciones, está afectando a los campos de cultivo de la provincia, que cuenta con 50.000 explotaciones, según indicaron ayer desde varios colectivos de regantes y agricultores, preocupados por el descenso del nivel de los pantanos de la provincia, que están bajo mínimos, y por la falta de información sobre los aportes hídricos procedentes del Tajo que deberán llegar en otoño.

Tanto Asaja Jóvenes Agricultores como Riegos de Levante coincidieron a la hora de valorar que los agricultores viven con la incertidumbre de si llegará agua en octubre, y en qué cantidades. Una duda que sigue intacta a escasos días de que arranque la plantación de los cultivos de alcachofas en la Vega Baja y el campo ilicitano.

El presidente de Asaja Jóvenes Agricultores, Eladio Aniorte, aseguró: “Estamos muy preocupados por la falta de agua, y a la vista está si comprobamos el nivel de los pantanos. Y todo por culpa de un país en el que no se están tomando las decisiones que son necesarias para el campo, por la falta de la formación del Gobierno».

Esta misma valoración realizó el presidente de la Comunidad General de Riegos de Levante, Javier Berenguer, que recordó que “tal y como están las cosas, en octubre solo tendremos agua desalada, y de una calidad dudosa”.

Los agricultores se refieren a que a estas fechas desde el Gobierno aún no se ha concretando si habrán aportes de agua procedentes de los embalses del Tajo, Entrepeñas y Buendía, para el próximo año hídrico, que arrancará en octubre.

La provincia de Alicante cuenta con 50.000 explotaciones agrícolas en los que en los próximos meses, en la campaña de invierno, se pretenden cultivar alcachofas, habas, brócoli, apio y coles. Además, están los campos de cítricos y árboles frutales.

Fuente: diarioinformacion.com. Fecha de publicación: 26/08/2016

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz