NOTICIA: COP25, CONECTANDO SECTOR PRIVADO CON INFANCIA Y JUVENTUD

NOTICIA: COP25, CONECTANDO SECTOR PRIVADO CON INFANCIA Y JUVENTUD

En Eduardo Sanz S.L.U. nos hacemos eco de esta noticia dada por UNICEF dada la importancia de los dos temas que toca. Consideramos especialmente importantes tanto la infancia, dentro de nuestra política social, como el medioambiente, pilar fundamental de nuestra empresa y tanto es así, que estamos en proceso de certificación bajo la norma ISO: 14000.

Os dejamos, pues, un extracto de la noticia, deseando una Feliz Navidad a todos nuestros queridos amigos y clientes:

 

«Si para algo ha servido la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), celebrada del 2 al 13 de diciembre en Madrid bajo la presidencia de Chile, ha sido para ampliar la consciencia de todos los sectores de la sociedad, entre ellos el sector privado, sobre los enormes retosque aún quedan por alcanzar en materia de medioambiente.

Se ha puesto en evidencia el impacto que el cambio climático está ejerciendo de forma trágica sobre los niños, niñas y jóvenes más vulnerables. Desde UNICEF nos sumamos al lema de la COP25: es tiempo de actuar, todos juntos y ahora.

España ha dado un ejemplo al mundo al conseguir organizar la cumbre en solo un mes, y esto ha sido un logro compartido por la involucración de todos los actores: el Gobierno español que lo asumió, el sector privado que respondió al llamamiento, la sociedad civil que ha movilizado y la juventud que ha tomado un papel protagonista. 

Para nosotros ha sido una oportunidad especial para poder dialogar y servir de conexión entre gobiernos, sector privado, academia, sociedad civil y medios, provenientes de muchas partes del mundo. Hemos tenido un papel relevante en la interlocución a todos los niveles y con todos los actores, poniendo foco en la participación de los jóvenes en este diálogo, con el objetivo de que se tengan en cuenta sus reivindicaciones, se escuche su aportación de soluciones y se les ponga en el centro de las políticas de los gobiernos y del sector privado. 

Somos conscientes de que en la COP25 era necesario un puente de comunicación, no siempre fácil, por el que transitar y dialogar entre las reivindicaciones y las reflexiones de la sociedad y la juventud(manifestaciones en la calle, Conferencia de la Juventud –COY-, actos de la denominada “Zona Verde”) y las negociaciones de alto nivel de gobiernos, grandes empresas y representantes de Naciones Unidas(normalmente desarrolladas en la “Zona azul”), a veces alejadas de la realidad de los más vulnerables o sin proporcionar una respuesta adecuada a la demanda de la sociedad civil.

Hemos hecho esfuerzos para facilitar ese camino de conexión entre mundos no siempre conectados; hemos promovido que se escuchara la voz de la juventud en muchos de nuestros eventos y en el de nuestros aliados. 

La involucración, la reflexión y el compromiso del sector privado es imprescindible, ya que es parte del problema y por tanto gran parte de la solución. Ha estado muy presente en la COP, tanto en la “Zona Azul” (política) como en la “Zona Verde” (sociedad civil). En primer lugar, ha participado como financiador, posibilitando la Cumbre.

Por otro lado, también ha estado en numerosos eventos dialogando con todos los actores, aportando el análisis del sector, escuchando las evidencias aportadas por los científicos y las reivindicaciones de la sociedad civil, así como el grito de la juventud. Han intervenido asociaciones, foros y federaciones de todo tipo de empresas. Algunas de ellas han dado a conocer su interés y apuesta por ir cambiando e integrando en su estrategia aspectos sociales y medioambientales.

COP25: pendientes de una gran transformación del sector privado

Pero lo que ha quedado evidente es que si queremos conseguir los objetivos que se plantean, se requiere una gran transformación del sector privado, que debe transitar hacia modelos de negocio más sostenibles. Hay algunas empresas que han entendido que deben dar pasos en ese sentido, y están liderando muchos cambios, aunque se necesitan objetivos más ambiciosos. Y sobre todo, quedan muchas otras empresas que están fuera de estas dinámicas y que prefieren esperar a que haya una mayor demanda del mercado o una regulación más exigente que les obligue.

En el fondo, todavía hay mucho que andar en la integración de la sostenibilidad por el sector privado y que entienda que es fundamentalmente una gran oportunidad para posicionarse en un mercado que evoluciona en esa línea y que genera una mayor confianza respecto a los grupos de interés. Además, funcionar bajo estos parámetros reduce los riesgos, genera ventajas competitivas y contribuye al empleo sostenible.

La COP ha supuesto también una gran oportunidad para conectar al sector privado con las demandas de la juventud. Sin duda, los jóvenes han sido uno de los grandes colectivos protagonistas de la COP y su grito por unas mejores perspectivas ha tenido gran impacto. Este es otro de los retos del sector empresarial, que debe atender a esas aspiraciones, ya que ellos son sus clientes, empleados o hijos de empleados, y miembros de las comunidades en las que operan. Además de incidir en los gobiernos, en la sociedad, en los medios, también se ha trabajado con la empresa particularmente para dar mayor visibilidad a este grupo de interés que será el más impactado por el cambio climático.

Desde UNICEF acompañamos a nuestros aliados del sector privado para que entiendan la urgencia de esta situación y se fomente el respeto de los derechos de la infancia, para mitigar el impacto negativo de la crisis climática y prevenir sus efectos en la vida de millones de niños y niñas en todo el mundo, así como maximizar los impactos positivos.

Seguiremos trabajando para promover que la infancia esté en el corazón de las políticas y estrategias corporativas, con el objetivo de escalar los esfuerzos para respetar, promover y considerar los derechos de los niños, niñas y jóvenes en la implementación del Acuerdo de París a todos los niveles. Esto incluye el reconocimiento de sus vulnerabilidades específicas, así como su condición de actores clave e implementadores en las medidas de adaptación y mitigación climáticas de los países.

Pero las expectativas con el sector privado son incluso mayores, ya que se espera que las empresas se conviertan en defensores de los derechos de la infancia: que apoyen campañas, hagan lobby a su favor, se involucren en alianzas con otros actores, generen datos, utilicen sus redes y canales de comunicación para transmitir mensajes positivos, faciliten su participación en el debate público, colaboren en la elaboración de informes o guías y promuevan la involucración de otras empresas como defensores de los niños, niñas y jóvenes.

Hay motivos para la esperanza. Todos tenemos oportunidad de cambiar el rumbo. No es solo una oportunidad, es una obligación, una responsabilidad. Porque los niños tienen el derecho a heredar un planeta saludable

 

FUENTE: para más información pinche aquí.

 

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *