Eduardo Sanz: Las heladas pueden mermar un 25% la cosecha de patata

Que la naturaleza es caprichosa, en campañas como la actual, es mucho más que una frase hecha, se convierte en una realidad que va de boca en boca de los agricultores. Si ya la falta de precipitaciones se estaba convirtiendo en un grave problema para los cultivos, ya sean de secano como de regadío, en Castilla y León, las fuertes heladas caídas en los últimos días han incidido especialmente en producciones como la patata, los frutales, la remolacha o el viñedo. 
Precisamente, el citado tubérculo ha sido uno de los más afectados por la citada adversidad climatológica, “aunque probablemente hubiese podido ser todavía peor si las heladas se producen 15 días después”, asegura Juan Manuel Coello, director de operaciones de Patatas Meléndez con el que Agronews ha recorrido distintas parcelas dedicadas a este cultivo en la provincia de Valladolid.
Santiago Domínguez, uno de los patateros más importantes de la región con más de 160 hectáreas sembradas de este tubérculo asegura que “la helada ha afectado de forma desigual a las distintas zonas, pero en nuestro caso el 30-40% de la superficie se ha visto muy afectada, aunque es curioso pues, de todo se aprende, y de esta circunstancia que ha sido una de las peores que he vivido desde que me dedico a esta actividad, hemos podido comprobar como el hecho de que la planta este siendo regada en el momento de la helada o poco antes no sólo no la protege sino que han sido las matas que más perjudicadas están”.
Coello, asegura que las pérdidas de producción por las heladas pueden llegar hasta el 25% de la producción, pues el cultivo tiende a recuperarse, “al menos parcialmente”, aunque conviene tener en cuenta que “la afectación es muy dispar”, además, esta campaña que “estaba muy bien presentada, así que ahora nos toca esperar a ver como evoluciona el tiempo en las próximas semanas, pero es seguro que las heladas van a provocar la presencia de calibres más dispares de la patata, deformidades en la misma, y, sobre todo, ha retrasado el desarrollo del tubérculo, que marchaba bastante adelantado pues las siembras se había realizado pronto gracias a la bonanza del tiempo…”
Fuente: agronewscastillayleon.com. Fecha de publicación: 10/05/2017
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz