Noticias: El sector hortofrutícola busca la sostenibilidad con envases de cartón

Los envases se han convertido en una pieza clave para la sostenibilidad de la economía. Aunque la legislación promueve el impulso de los embalajes renovables, reciclables y biodegradables como el cartón, el papel o la madera, todavía es necesaria una mayor concienciación de la clase empresarial y un cambio en la estructura comercial para una mayor implementación. Al menos es así en los empaquetados de las hortalizas, frutas y verduras, un mercado dominado por el plástico.

Esta problemática ha sido debatida por distintos expertos de este sector en el Observatorio ‘Envases agrícolas a examen: rentabilidad y sostenibilidad’ organizado por elEconomista, cuyas conclusiones ponen de manifiesto la importancia de ofrecer libertad a los productores para elegir el embalaje de sus productos y de lanzar mensajes a la clase política para que ponga fin a determinados sistemas, basados en “comisiones o maquillaje de comisiones”, que hacen encarecer el precio de los alimentos y perjudican al campo de nuestro país, además de al medio ambiente.

Certificado

En este sentido, el presidente del Instituto para la Producción Sostenible, José Cabrera, destaca que la UE podría, entre otras soluciones, instaurar un certificado de sostenibilidad válido para todos los productores y exportadores de frutas, verduras y hortalizas, para abordar el componente social y medioambiental de esta problemática, y fijar objetivos concretos con el fin de arreglar la variable financiera. “Hay un interés económico, que significa 200 millones al año según los estudios, que han salido del bolsillo de los agricultores y esto se debe corregir”, sostiene Cabrera.

Esas pérdidas, además, no solo se traducen en menores ingresos para los productores, sino que, tal y como resalta el consultor Ramón Tubío y coautor de “Análisis comparativo de costes: Embalajes de cartón ondulado versus Pool de plástico reutilizable”, se trasladan a la sociedad en forma de recursos más bajos a “la innovación, al desarrollo de mercados, al empleo y a la renta disponible del campo español”. A su juicio, se produce un “buen agujero” en la facturación por los mayores costes que tienen las cajas de plástico frente a las de cartón. Las primeras, según explica, se tienen que alquilar y en muchas ocasiones su tamaño no es el adecuado para en envío o la exportación, con lo que los hortelanos se ven obligados a “transportar aire”. Los envases de plástico, asimismo, soportan un coste de depósito por pérdidas o roturas, que alcanzan hasta los 3,86 euros por unidad y tienen una vida menor a los 50 usos, algo que las hace menos eficientes frente a las de cartón, que se vuelven a introducir en la cadena a un determinado precio a través del reciclado.

Las pérdidas para el campo con la utilización del plástico alcanzan los 194 millones

Según el análisis llevado a cabo hace unos años por este experto para Proexport y Coexphal, las pérdidas para el campo con la utilización del plástico alcanzan los 194 millones de euros. Tubío indica que la cifra está calculada a través de una extrapolación del estudio de los gastos de una y otra materia. Considera que el importe es un “buen bocado” para el campo.

Además, pone el acento en que el etiquetado de las cajas de plástico es más costoso e impide la “creación de marca” por parte de los productores, algo que en la actualidad es básico para cualquier vendedor finalista.

Con este sistema, manifiesta, el tomate español, por ejemplo, “se convierte en una commodity, da igual de donde provenga porque es difícil poner el origen”. “Lo ves en un mercado alemán y son todos iguales, con lo que un producto que es top a nivel internacional se convierte en una commodity, lo que hace que el sector de la gran distribución tenga más poder”, añade Tubío.

El director de Proexport ve imprescindible que las autoridades investiguen y que den “libertad” a los productores de frutas y hortalizas “para elegir el envase pensando en el cliente último, que es el consumidor”. “Estamos viendo que la sociedad está yendo por delante que la distribución y nosotros desde hace tiempo nos queremos subir a ese tren, porque luego será la sociedad, que cada vez está más sensibilizada, la que juzgue”, señala.

De: freshplaza.es. Fecha de publicación :

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *