RECETA: PATATAS GRATINADAS CON CEBOLLA

RECETA: PATATAS GRATINADAS CON CEBOLLA

Desde Eduardo Sanz os presentamos una receta de patatas gratinadas con cebolla muy fácil de hacer, pero con un resultado excelente. Esta receta de patatas gratinadas con cebolla sirve tanto de entrante como de guarnición. Además, es un plato muy fácil de comer para grandes y pequeños.

 

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS

  • Un kg de patatas (recomendamos la variedad Monalisa pues asa y cuece muy bien, lo que le confiere gran versatilidad)
  • Hierbas provenzales al gusto
  • Media cebolla grande o una cebolla mediana
  • Queso para gratinar
  • Aceite de oliva virgen extra
RECETA: PATATAS GRATINADAS CON CEBOLLA

Saco de patatas de la variedad Monalisa. El envase de papel propicia una conservación de la calidad de la patata.

MODO DE PREPARACIÓN

  1. Para comenzar con nuestra receta de patatas gratinadas con cebolla, lavamos las patatas y las pelamos. Las hervimos en agua hasta que estén tiernas pero no en exceso, pues luego las terminaremos en el horno y nos interesa que no se deshagan. 
  2. Una vez hervidas, las cortamos finamente en rodajas. 
  3. A continuación, pelamos y cortamos la cebolla en rodajas. En una bandeja de horno, ponemos papel vegetal o sulfurizado. Sobre este papel colocamos una primera capa de cebolla y la regamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal y las hierbas provenzales a nuestro gusto. Como consejo, cambiando las hierbas provenzales por otras o por una mezcla de ellas podemos ir consiguiendo diferentes sabores con lo que podemos de alguna forma experimentar con el plato hasta encontrar nuestra mezcla de hierbas perfecta.
  4. Ahora colocamos una capa de patata encima de la cebolla y, de nuevo, sazonamos y añadimos las hierbas provenzales, o la mezcla que prefiramos, al gusto.
  5. Por último, horneamos en el horno a ciento ochenta grados agregando el queso cuando lleven cinco o seis minutos en el mismo y las mantenemos unos quince minutos más. Con los sabores del queso también podemos jugar, dependiendo si nos gustan quesos fuertes o suaves, incluso mezcla de los mismos.
  6. Una vez hecho esto, ya tenemos las patatas listas para servir. Lo haremos recién hechas como entrante o como guarnición de una carne o un pescado.

 

FUENTE: para más información pinche aquí.

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *