RECETA: PATATAS REBOZADAS CON CHIRLAS

RECETA: PATATAS REBOZADAS CON CHIRLAS

Os presentamos hoy, desde Eduardo Sanz, esta receta de patatas rebozadas con chirlas, que aun siendo un plato caliente, es perfecto para comer en verano pese al calor. En esta receta de patatas rebozadas con chirlas tenemos dos ingredientes protagonistas, la patata y las chirlas, que marcarán el resultado final del plato. Pese a lo diferentes que son, casan perfectamente, pues como bien sabemos la patata asume los sabores de los demás ingredientes y los realza. 

Por tanto, esta receta de patatas rebozadas con chirlas, aparece como un plato muy completo, sorprendentemente delicioso y perfecto para cualquier época del año.

 

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS

  • Cuatro patatas medianas (recomendamos la variedad Monalisa por lo polivalente que es)
  • Harina
  • Dos huevos
  • Dos dientes de ajo
  • 16 Chirlas
  • Medio vaso de vino blanco seco
  • Una lata pequeña de guisantes
  • Perejil
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Un huevo duro
  • Sal

 

RECETA: PATATAS REBOZADAS CON CHIRLAS

Saco de papel de la variedad Monalisa. El papel conserva las propiedades de las patatas en perfecto estado.

 

 

MODO DE PREPARACIÓN

  1. Comenzamos nuestra receta de patatas rebozadas con chirlas abriendo las chirlas. Para ello, las colocamos en una sartén o cazuela con un poco de agua y las tapamos para que se abran. Una vez abiertas las reservamos. De igual modo, colamos el jugo que han dejado en la cazuela y lo reservamos.
  2. Pasamos a las patatas, cociéndolas con piel en una olla con abundante agua. Una vez tiernas, pero con cierta textura, las escurrimos y enfriamos. Cuando estén frías las patatas, las pelamos y las cortamos en rodajas de medio centímetro aproximadamente de grosor.
  3. En este momento, sazonamos y pasamos por harina y huevo, respetando el orden, y las freímos en abundante aceite de oliva virgen caliente. Cuando tengan un color dorado, las colocamos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de grasa.
  4. Por otra parte, picamos los dientes de ajo y los sofreímos en una cazuela o sartén con un poquito de aceite de oliva. Cuando este comenzando a dorarse añadimos una cucharada sopera de harina y la cocinamos un minuto para que no de sabor a crudo. Vertemos el vino blanco y el jugo de las almejas que teníamos reservado. Sumerge las patatas rebozadas y los guisantes escurridos en la salsa.
  5. Por último, dejamos cocinar unos cinco o seis minutos a fuego suave para que la patata coja los sabores de los demás ingredientes. Justo antes de apagar el fuego, añadimos las chirlas y espolvoreamos con perejil picado y huevo duro rallado.

 

FUENTE: para más información pinche aquí.

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *