UNICEF: ¿CÓMO ABRIR CENTROS EDUCATIVOS?

UNICEF: ¿CÓMO ABRIR CENTROS EDUCATIVOS?

En Eduardo Sanz estamos especialmente preocupados en la evolución de la pandemia de COVID-19 en nuestro país. El proceso de desescalada y la vuelta a la nueva normalidad está siendo lenta y difícil. Un aspecto que consideramos crucial es la reincorporación de los niños a los centros educativos para su progreso intelectual y social.

Sin embargo, volver a los centros educativos no es sencillo. Por esta razón, nos hacemos eco de una noticia realizada por UNICEF analizando la posible vuelta de los niños a los centros educativos y os trasladamos un extracto de la misma:

 «PROTEGER LA SALUD DE LAS AULA

El documento Proteger la salud en las aulas analiza cuatro aspectos clave para la reapertura de los centros educativos: el funcionamiento seguro, la continuidad del aprendizaje, la atención a los más vulnerables y la garantía de protección y bienestar.

Tras dos meses de un severo confinamiento empezamos a salir a la calle, a pensar en cómo será nuestra vida y empezamos a conjugar en primera persona todas las dudas que nos asaltan. Coincidiremos en que la primera línea de lucha contra esta pandemia han sido los servicios de salud y aplaudimos su titánico esfuerzo, porque además sabemos que seguirán ahí y deseamos que sea en mejores condiciones de las que tuvieron que afrontar.

……………………….

La educación es una parte esencial de la respuesta a la emergencia, es determinante para prevenir la propagación de la enfermedad y para enfrentar la recuperación de las consecuencias socio-económicas de la pandemia. La educación no puede parar, cada centro educativo que se detenga a consecuencia del COVID-19 supondrá la exposición de niños, niñas y adolescentes a vulneraciones de sus derechos a la salud, la educación y la protección. Así lo transmitimos a las autoridades educativas estatales y autonómicas con una propuesta de 18 medidas para la emergencia educativa.

Adaptar la normativa a esa situación excepcional y reforzar económicamente el sistema para afrontar estos desafíos son claves que no solo serán necesarias el primer día. Es necesario planificar el curso completo con esta perspectiva de emergencia educativa. Y ahí queremos contribuir analizando cuatro dimensiones fundamentales: 

  • Funcionamiento seguro, medidas orientadas a detener la transmisión,
  • Continuidad del aprendizaje, procedimientos que permitan la recuperación de lo perdido y aseguren el cumplimiento de los objetivos del nuevo curso,
  • Atención a los más vulnerables, reforzar a aquellos que más se han visto afectados,
  • Bienestar y protección, asegurar que la función compensatoria que ejerce la escuela se desarrolla, especialmente en los aspectos de salud física y mental.»

 

FUENTE: para más información pinche aquí

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *