UNICEF: LA PESADILLA DE UN NUEVO ESTALLIDO DE VIOLENCIA

UNICEF: LA PESADILLA DE UN NUEVO ESTALLIDO DE VIOLENCIA

Después de años de conflicto y sufrimientos indescriptibles, es inaceptable que los niños vivan la pesadilla de un nuevo estallido violento en el noreste del país.

Desde Eduardo Sanz S.L.U., nos sentimos muy implicados en los conflictos donde los niños son uno de los eslabones más vulnerables. Los conflictos armados vulneran los derechos de las personas que los sufren. Esto se agrava si cabe en el caso de los niños, y desde la colaboración e implicación de Eduardo Sanz queremos trasladar esta problemática a todos nuestros queridos clientes y amigos, trasladando la noticia que ha dado UNICEF:

«LA SITUACIÓN EN LOS CAMPAMENTO

Ni siquiera en los campamentos de desplazados de la zona, las familias se sienten seguras, ya que el domingo 13 de octubre se recibieron informaciones sobre bombardeos cerca del campamento de Ein Issa, que alberga a unas 13.000 personas (unos 8.000 niños). Un total de 27 niños no acompañados que se encontraban en el campamento fueron evacuados de manera segura a la ciudad de Ar-Raqqa y uno de nuestros equipos médicos móviles ya los ha visitado.

La semana pasada 5.000 personas (aproximadamente 3.100 niños) que residían en el campamento de Mabruka fueron evacuados debido a problemas de seguridad a medida que las hostilidades se acercaban al campo. 

Y en el campamento de Al-Hol se han producido cortes de servicios básicos. Por eso continuamos multiplicando esfuerzos para llevar agua potable. A pesar del acceso restringido debido a la evolución de la violencia, hemos podido llegar a mujeres y niños en dos secciones del campamento con servicios de nutrición y salud.

FAMILIAS DESESPERADAS

Se estima que entre 150.000 y 160.000 personas (casi 70.000 niños) se han visto forzadas a desplazarsedurante las últimas semanas, pero dada la volátil situación el número de afectados puede ser aún mayor.

La mayoría de estos desplazamientos se están produciendo en la zona de Tell Abyad y Ras Al Ayn, donde algunas familias están desesperadas porque ya han tenido que mudarse varias veces. La mayoría de ellas han buscado refugio con familiares, amigos y la comunidad local. Otras continúan llegando a refugios colectivos.

Desde UNICEF hemos identificado 33 refugios colectivos (principalmente en escuelas y edificios sin terminar) en Hasakeh, Tal Tamer y Ar-Raqqa. Estos refugios colectivos albergan a más de 3.396 personas en condiciones muy deficientes. 

Las familias desean regresar a sus hogares cuanto antes, pero saben que no es seguro. En los últimos días, tres centros de salud, vehículos sanitarios y una escuela han sido atacados.

Además de la violencia, los niños y las familias se enfrentan a problemas de salud y abastecimiento porque la estación de agua de A’louk, que suministra agua a casi 400.000 personas en Al-Hasakeh, está fuera de servicio.

En Ras Al-Ain, las escuelas, clínicas y mercados están cerrados desde el 9 de octubre y en la ciudad de Tell Abiad, el suministro de agua y la electricidad no funcionan, y el hospital lleva cerrado más de una semana.

¿QUÉ HACEMOS DESDE UNICEF?

En UNICEF continuamos manteniendo nuestra presencia en Qamishli y hemos almacenado suministros de agua, saneamiento, salud y nutrición para cubrir las necesidades de 45.000 niños y mujeres durante un mes, además de ropa de invierno para niños menores de cinco años. 

Con la ayuda de nuestros aliados, hemos podido entregar también 95.000 litros de agua potable a los refugios colectivos de la ciudad de Hasakeh y kits de higiene para las familias que viven en ellos. 

Además, nuestros equipos médicos móviles han hecho pruebas para detectar desnutrición a 117 niños, han dado apoyo nutricional a 1.760 niños y han proporcionado más de 206 consultas de atención primariaen refugios colectivos, así como otros servicios de salud y nutrición para 837 mujeres y niños de hasta 5 años, en los campamentos de Aressha y Al Hol.

Se han realizado también evaluaciones rápidas de protección infantil en nueve refugios colectivos en la ciudad de Al-Hassakeh y se ha identificado a 13 niños separados de sus familias.

Por otro lado, estamos construyendo 72 letrinas e instalando 18 tanques de agua, cada uno con una capacidad de 2.000 litros, en el campamento de Aressha

 

FUENTE: para mas información pinche aquí.

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

by Eduardo Sanz